La historia de Alaska Airlines

Nace el Espíritu Alaska

Por más de 85 años, Alaska Airlines y la gente que nos hace ser quienes somos, hemos mantenido un compromiso de integridad, amabilidad, ingenio, profesionalismo y un espíritu único. Un espíritu que surgió de nuestras raíces geográficas.

Lo que somos hoy es el resultado directo de nuestra historia y la maravillosa gente que en ella participa; es una larga lista de hitos de la aviación en combinación con incontables historias de personas extraordinarias que ayudaban a otros.

Todos estos hitos, buenas obras y participación comunitaria nos ayudaron a crecer para convertirnos de una pequeña aerolínea regional en una internacional. Con más de 44 millones de clientes por año, nuestro sistema de rutas abarca más de 115 destinos y 4 países.

McGee Airways y Star Air Service

Nuestros orígenes se remontan al año 1932, cuando dos compañías empezaron a volar en Anchorage: McGee Airways y Star Air Service.

A principios de año, Harvey Barnhill y  Linious “Mac” McGee fundaron Barnhill & McGee Airways. Algunos meses después se convirtió en McGee Airways: su único propietario y operador era Mac McGee.

Casi al mismo tiempo nació Star Air Service, cuando el minero Wesley "Earl" Dunkle les prestó dinero a los pilotos Steve Mills, Charlie Ruttan y Jack Waterworth. En un principio, Star Air Service era una escuela de vuelo y sus operaciones comerciales comenzaron en serio en 1933. En 1935, Mac McGee le vendió los activos de su aerolínea a Star Air Service, aunque luego regresaría para ser gerente de Star Air Service en dos oportunidades.

Después de varias fusiones más, en las cuales muchas otras aerolíneas quedaron entrelazadas en la historia de la compañía, el nombre Star Air Service fue modificado un par de veces, hasta 1944 cuando hallaron uno que perduró: Alaska Airlines, el nombre que usamos en la actualidad.

A fines de los años 1940, con aeronaves excedentes de la milicia, Alaska Airlines expandió sus operaciones con vuelos privados internacionales, entre ellos la campaña Berlin Airlift en 1948 y  Operation Magic Carpet, el traslado aéreo de miles de judíos de Yemén hacia Israel en el año 1949.

A finales de la década de 1960, fortalecimos nuestra base de operaciones fusionándonos con las aerolíneas Alaska Coastal-Ellis y Córdova, los legendarios cargueros del sudeste de Alaska propiedad de los pioneros de la aviación Shell Simmons, Bob Ellisy Mudhole Smith. En Alaska Airlines por entonces nuestro mundo se extendía desde el sur de Fairbanks hacia Ketchikan y desde allí hacia Seattle. Incluso durante algunos de los momentos más tensos de la Guerra Fría, fuimos noticia por sus vuelos privados regulares a la Unión Soviética.

Una nueva era

Cuando los empresarios de Fairbanks Ron Cosgrave y Bruce Kennedy se unieron a la empresa en el año 1972, la aerolínea luchaba financieramente por seguir con vida. Sus acciones consistieron en establecer metas y unir al personal. Se ganaron nuevamente la confianza de los acreedores y mejoraron el rendimiento de los servicios en calidad de tiempo. Un acierto que contribuyó a su obra fue la construcción de un Oleoducto que atravesaba Alaska; la suma de suministros, equipos y personal significó para nuestra pujante aerolínea una verdadera inyección en el brazo.

Finalmente, decidimos diferenciarnos al ofrecer un servicio al cliente sobresaliente. Este enfoque fue tan bien recibido que se convirtió en la plataforma para que nuestra compañía crezca con un récord sin precedentes de diecinueve años consecutivos de rentabilidad.

En el año 1979, la industria de las aerolíneas fue desregulada. Para muchas empresas de transporte aéreo esto significó el fin del camino. Para nosotros en Alaska, fue un nuevo comienzo. La aerolínea se expandió metódicamente a lo largo de toda la Costa Oeste y en el año 1987 formó una alianza con dos empresas igualmente comprometidas a brindar un servicio al cliente de excepcional calidad: Horizon Air y Jet America.

Hacia finales de la década del 1980 habíamos triplicado nuestro tamaño. Nuestra flota se había quintuplicado y nuestro mapa de rutas incluía servicios programados hacia México y Rusia.

Continuidad del legado

Al fortalecer nuestra empresa, y nuestra propia identidad a lo largo de los años, hemos seguido diferenciándonos al ofrecer el mejor servicio al cliente en la industria.

A través de los años hemos crecido a pasos agigantados. En 2001 nos lanzamos hacia la Costa Este con nuestro nuevo servicio a Washington, D.C. y desde entonces nos afianzamos en otras ciudades importantes de la Costa Este y el Medio Oeste. Más recientemente, nos hemos dirigido hacia el oeste volando por el Océano Pacífico con un nuevo servicio a Hawaii.

En Alaska también somos pioneros en innovaciones de tecnologías para los clientes que hacen su viaje más fácil. Fuimos la primera aerolínea en América del Norte que vendió boletos en línea y la primera en el mundo en permitir a los clientes registrarse e imprimir tarjetas de embarque a través de internet.

Además, en Alaska hemos abierto senderos en la tecnología de la navegación que nos permite volar por la niebla de Juneau, Alaska y el restringido espacio aéreo de Washington, D.C., con igual precisión.

En diciembre de 2016, Virgin America  fue adquirida por Alaska Airlines para crear la aerolínea líder de la Costa Oeste. Ambas aerolíneas recibieron un certificado de operación único de la FAA en 2018 y ahora realizan operaciones como una aerolínea única bajo la marca Alaska.

Cada vez que se escribe sobre historia de la aviación comercial, muchos se preguntan cómo una pequeña y desconocida aerolínea del interior de EE. UU. ha podido seguir sobreviviendo y creciendo cuando los soberbios gigantes de antaño ya han desaparecido. Valor y determinación es parte de la respuesta. Pero antes que estas cualidades, están las personas. Su altruismo. Su iniciativa. Su integridad. Su profesionalismo. Y su espíritu - el espíritu único de la Gran Tierra donde nació esta aerolínea.